Los Líderes De La Tierra

¿Por qué se sublevan las naciones, y en vano conspiran los pueblos? Los reyes de la tierra se rebelan; los gobernantes se confabulan contra el SEÑOR y contra su ungido. Y dicen: «¡Hagamos pedazos sus cadenas!  ¡Librémonos de su yugo!» El rey de los cielos se ríe; el Señor se burla de ellos. En su enojo los reprende, en su furor los intimida y dice: «He establecido a mi rey sobre Sión, mi santo monte». Salmos 2:1-6

Solo con hojear cinco minutos en las redes sociales, podemos ver todo lo absurdo que está sucediendo en nuestras naciones, especialmente con Dios en el centro del dilema. Muchos líderes y gobernantes se han parado públicamente en contra de la ley de Dios y Su pueblo. Lo que expresan es que pueden obrar mejor sin sus mandamientos. Según ellos, no necesitan Su sabiduría y límites para guiar al país por el camino correcto.

Como Cristianos, es fácil sentirse frustrado y oprimidos por tales líderes y sus seguidores. La persecución en contra de quienes siguen a Dios y tratan de cumplir su palabra, se ha vuelto abrumadora, y lo que era razonable y de sentido común se ha tildado de indignante, ofensivo e intolerante. Sin embargo, estos versos nos recuerdan que Dios no será intimidado, y aquellos que lo provoquen y se opongan contra Él, lo lamentarán. Dios sabe todo lo que está sucediendo y tiene control de todos los eventos en las naciones; Él no está indefenso porque las cosas no van de acuerdo a cómo esperamos. Él nos recuerda en este pasaje acerca de un líder cuya proclamación es inminente, y ejecutará todo el plan de Dios, Jesucristo, nuestro Salvador.

 Lejos de ser intimidados y horrorizados por los gobernantes de esta tierra, necesitamos estar firmes con valentía en la Palabra de Dios y orar continuamente. También, necesitamos interceder intensamente por aquellos líderes, como Abraham lo hizo por la gente de Sodoma y Gomorra – que eran corruptos y perversos como muchos de nuestros gobernantes hoy – sabiendo que nuestro lugar no es el de juicio, sino, de piedad. Solo uno debe juzgar, Dios: «(…) si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, quién eres para que juzgues a otro?» Santiago 4: 11b-12

Hoy, mientras estos gobernantes se rebelan contra Dios abiertamente, nosotros como cristianos, abiertamente y de manera piadosa debemos orar por ellos los versos 10-12: » Ustedes, los reyes, sean prudentes; déjense enseñar, gobernantes de la tierra. Sirvan al Señor con temor; con temblor ríndanle alabanza. Bésenle los pies, no sea que se enoje y sean ustedes destruidos en el camino, pues su ira se inflama de repente. ¡Dichosos los que en él buscan refugio!» Amén.

Acerca de la autora: Anyeline es la madre de uno, amante de Jesus, y disfruta una buena taza de cafe. Es originalmente de la Republica Dominicana, pero ahora es una orgullosa ciudadana Americana. Si visitan nuestra iglesia, la encontraran enseñando nuestra clase de jovenes adultas o ayudando en el misnisterio de niños. Ella siempre tiene una sonrisa y un saludo calido para amigos y extraños tambien.